“Es fundamental una dosis justa y precisa del producto a la hora de usar un antiparasitario y que tenga una buena biodisponibilidad”

Entrevista a Javier Acosta, veterinario del Servicio de Pequeños Rumiantes de CEVA, y Alejandro Causapié, responsable de Marketing de Rumiantes de CEVA

24/06/2021
Los parásitos son uno de los principales problemas sanitarios que pueden encontrarse en las explotaciones de pequeños rumiantes. Supone importantes pérdidas económicas y, además, puede tener consecuencias fatales para el rebaño si no se realiza un adecuado manejo de las desparasitaciones, ya que pueden aparecer resistencias. En esta entrevista, Javier Acosta y Alejandro Causapié, de la empresa Ceva Salud Animal, analizan todos los aspectos relativos a las desparasitaciones y hablan sobre el seminario de nuevas alternativas frente a parásitos de ovino y caprino.
foto
Javier Acosta.
foto
Alejandro Causapié.

¿Cuáles son los principales parásitos, tanto internos como externos, que afectan al ganado ovino? ¿Existen diferencias entre las ganaderías de aptitud láctea y las de aptitud cárnica?

Los principales parásitos que nos podemos encontrar en las ganaderías de pequeños rumiantes suelen ser internos y externos. Los internos podemos clasificarlos en tres grandes grupos: nematodos, trematodos y cestodos. Los nematodos son parásitos vermes redondos que podemos localizar en el tracto gastrointestinal y cavidad respiratoria, como parásitos pulmonares. Los trematodos son parásitos que localizamos principalmente en el hígado; y los cestodos suelen ser parásitos que localizamos en intestino en su estado adulto y en músculo y vísceras en estado larvario. Otro gran grupo de parásito son los externos, y aquí encontramos ectoparásitos como las pulgas, garrapatas, piojos, sarna y moscas. Desde nuestro punto de vista no existen diferencia entre las ganaderías de diferente aptitud en lo que se refiere a incidencia o afección de estos parásitos, pero sí es cierto que existe más control o mejor manejo en ganaderías de aptitud lechero frente a carne, debido a que el ganadero está más en contacto y pendiente de los animales, ya que son explotaciones intensivas o semi-intensivas. Y en los animales de aptitud cárnica, la mayoría son modelos de explotaciones extensivas, donde el ganado pasta más libremente y hay menos manejo del ganado.

¿Y cuáles son los parásitos más peligrosos para una explotación de ovino?

Todos los parásitos son peligrosos para las explotaciones, ya que todos pueden afectar severamente a los rebaños disminuyendo su estatus sanitario, sus producciones incluso causando bajas de animales, pero si nos tenemos que decantar por alguno, seguramente serían los parásitos internos, ya que aumentan la población y no lo vemos hasta que da la cara con algún problema en el rebaño.

¿Cuáles son las consecuencias productivas que pueden tener las parasitosis en una explotación ovina? ¿Y cómo se traducen en la rentabilidad de las ganaderías?

La primera consecuencia que sufre una explotación parasitada es la bajada de inmunidad que van a sufrir los animales, abriendo puertas de entrada a otras patologías. En segundo lugar, si tiene una carga parasitaria alta, provocará que todas las pautas vacunales que estén instauradas en las explotaciones no funcionen correctamente. Y, en tercer lugar, provocará una bajada en la producción de leche o carne, aumento de las bajas de animales, perdida de condición corporal, delgadez, diarreas, retraso del crecimiento. Hay un reciente estudio europeo sobre la evaluación inicial de la carga económica de las principales infecciones por helmintos parasitarios para la industria ganadera de rumiantes en Europa (Charlier et al 2020), donde se estima que el coste de estás parasitosis en ovino de leche cuesta en torno a 151 millones de euros, 203 millones de euros en ovino de carne y 86 millones de euros en cabras de ordeño.

¿Cuáles son los errores más comunes que tienen los ganaderos a la hora de realizar las desparasitaciones en sus explotaciones?

El primer error es la no continuidad de los tratamientos, ya que nos acordamos de la desparasitación cuando hay problemas, y no se cumplen con periodicidad el programa de desparasitación de la explotación. Hay que tener en cuenta que los ciclos biológicos de los parásitos son muy cortos, se pueden repetir en menos de dos meses. Por otro lado, está la estimación del peso vivo de los animales. En muchas ocasiones se infravalora lo que conlleva una infradosificación del producto. También hay que mejorar en las medidas de limpieza y desinfección después de llevar a cabo una desparasitación, hay que limpiar y desinfectar instalaciones, así como hacer una rotación de cercas para evitar las reinfestaciones (retirar camas, retirada de estiércol, manejo de cercas, etc.).
“La primera consecuencia que sufre una explotación parasitada es la bajada de inmunidad, abriendo puertas de entrada a otras patologías”

¿Ha habido cambios en los últimos años respecto a los protocolos que normalmente se aplican en las explotaciones? ¿Se procura ahora ser más efectivos en la elección del antiparasitario para evitar resistencias?

En los últimos años hemos pasado de desparasitar en sábana los rebaños a desparasitar por lotes en secado (ovino de leche y caprino) y antes de la paridera (ovino de carne). Hay muy pocos cambios en los últimos años con respecto a los protocolos de desparasitación y la elección de antiparasitario adecuado. Es uno de los principales hándicaps que existen a día de hoy, ya que no se suelen hacer análisis coprológicos para saber los parásitos que tenemos en las granjas, en los rebaños y la carga parasitaria que hay.

En este sentido, ¿qué importancia tienen las resistencias en el control de los parásitos? ¿Pueden echar por tierra la estrategia de desparasitación en una ganadería?

La importancia es muy grande debido a las pérdidas económicas que pueden contraer. Hay notificaciones en todo el mundo de la resistencia de los nematodos gastrointestinales en ovino y caprino afectando a la salud y productividad de las granjas, hasta tal punto que se están cerrando explotaciones o sacrificando los animales. Los factores que se consideran más significativos son la frecuencia excesiva de tratamientos y la administración de una dosis inadecuada (infradosificación). Por tanto, es fundamental una dosis justa y precisa del producto a la hora de usar un antiparasitario y que tenga una buena biodisponibilidad en el animal.

En cuanto al próximo FORO, Ceva ha incluido un seminario dedicado especialmente a parásitos en ovino y caprino. ¿De qué van a hablar?

Nuestra idea es comentar acerca de la situación actual parasitaria que vemos en nuestras explotaciones y los avances y estudios que se han hecho en los últimos años. Además, contaremos con la presencia de María Martínez Valladares, que es un referente a nivel nacional e internacional en cuanto a investigación y estudios sobre parasitología. Esperamos que todos los asistentes que deseen participar puedan ver, desde un punto de vista aplicado a nuestras explotaciones, cómo se encuentra la situación a día de hoy y también de las posibles soluciones o herramientas con las que contamos actualmente registradas en ovino y caprino.

ENLACES DESTACADOS

Caprino

RECOMENDAMOS

Caprino

Cabraespaña, noticias diarias sobre el mercado nacional e internacional del caprino, investigación ganadera, alimentación y sistemas de manejo.